Warning: file_get_contents(http://freegeoip.net/json/34.204.179.0): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /www/cli22002/htdocs/ecomania/releases/prod/class/GetCountry.php on line 50
ECOMANÍA #5 - Ecomanía
Ultimos tweets:

ECOMANÍA #5

Marzo 2012

EDITORIAL
Lucas Campodónico
Co-fundador y Co-director Revista Ecomanía

Súper tabú 

Hace 5 años y sin querer me topé con mucha basura industrial y casi instantáneamente me empecé a conectar con la problemática ambiental. Entendí rápidamente que el problema era mucho más complejo que “LO VERDE”. Decidí entonces dedicarme a promover el desarrollo sostenible, que engloba la dimensión de lo ambiental, lo social y lo económico como parte de un todo indivisible.

En este tiempo tuve la suerte de poder viajar y participar de muchísimos congresos, foros, charlas y seminarios que me nutrieron. Descubrí la importancia de las empresas y los consumidores como dos actores clave y caras de una misma moneda. En consecuencia, entendí la responsabilidad conjunta y el acceso a la información como condiciones esenciales para el cambio.

Sin embargo, a lo largo de estos 5 años hay algo sobre lo que nunca escuché hablar en estos eventos. Lo llamo el TABÚ del desarrollo sostenible y no es nada más y nada menos que el tema de la SUPERPOBLACIÓN. ¿Está mal hablar de eso? ¿No es válido pensar que es una variable que no puede estar por afuera de la discusión global? ¿Se tratará el tema en Rio+20?

En 1950 ya éramos unos 2500 millones de seres humanos produciendo y consumiendo sin rumbo. El pasado 31 de octubre “celebramos” el nacimiento en Filipinas de Danica, la habitante número 7000 millones de nuestro querido planeta. Y, según la ONU, se espera que seamos unos 9000 millones de personas para el 2050. Si a estas cifras sumamos el dato de que –si sostenemos nuestro nivel de consumo actual– harán falta tres planetas para esa fecha, la ecuación se vuelve alarmante. Es hora de empezar a hablar de esto.

Entiendo que a muchas personas esta reflexión les pueda incomodar, pero no siento que sea ni egoísta ni apocalíptico plantear este tema si queremos hablar de desarrollo sostenible, sino más bien un acto de supervivencia, conciencia y realismo.

De lo contrario, y si seguimos haciendo la vista gorda, me pregunto: ¿cuán feliz y agradecido de llegar a este mundo estará el habitante número 10 mil millones?