Naturaleza

Todos podemos apoyar el bienestar animal

08 de Mayo, 2018 | por PROTECCIÓN ANIMAL MUNDIAL
Recordemos la importancia de alzar la voz por quienes no pueden hacerlo. Todos podemos contribuir de algún modo para mejorar su vida.

Hace unos días, se celebró en Argentina el Día del Animal, algo que se viene haciendo desde hace muchos años. Lo que sucede es que, en verdad, muy pocos saben por qué se ha elegido esta fecha para recordar a los animales. Por eso, desde Protección Animal Mundial, te contamos la razón de este acontecimiento y cómo podés actuar a favor de ellos.

El Día del Animal comenzó a celebrarse en 1908. En aquel entonces, el doctor Ignacio Lucas Albarracín era presidente de la Sociedad Protectora de Animales, y además de ser uno de sus fundadores, propuso y propulsó la Ley Nacional de Protección de Animales  (N° 2786) en la que quedaba establecido, por primera vez en la historia argentina, la obligatoriedad de brindar protección a los animales, de manera de impedir su maltrato y caza.

El 29 de abril de 1926, Albarracín falleció y en homenaje a él se determinó el 29 de abril el Día del Animal.

La realidad de los animales

Tener un día especial para los animales es una excelente oportunidad para recordar por qué debemos cuidarlos. Es que ellos tienen sentimientos, al igual que nosotros: sienten dolor, tristeza, angustia, y claro, ¡también alegría!

Más allá de que la ciencia lo haya determinado tiempo atrás, los sentimientos que experimentan los animales es algo que comprobamos nosotros mismos en nuestro día a día: podemos escuchar el llanto de los perros cuando no quieren quedarse solos o percibir la alegría que expresan cuando volvemos a casa, el ronroneo de los gatos por el placer que les da recibir nuestras caricias, o el llanto de los elefantes cuando pierden a un miembro de su grupo. Y así podríamos continuar describiendo un montón de otros ejemplos.

Sin embargo, muchas personas hacen a un lado las emociones de los animales, y sin importarles el sufrimiento que puedan padecer, los utilizan para fines económicos a costa de su malestar, robándolos de la naturaleza y de sus madres. Tal es el caso de los perezosos en el Amazonas, de los elefantes y tigres en Asia o de los animales de granja, como los pollos o los cerdos, cuya vida transcurre dentro de jaulas o espacios donde no pueden moverse ni interactuar con otros pares.

¿En qué casos se puede decir que un animal vive en condiciones de bienestar?

Podemos decir que un animal vive en un ambiente cuidado y de bienestar cuando está:

  • Libre de hambre y sed.
  • Libre de incomodidad.
  • Libre de dolor, lesión y enfermedad.
  • Libre para expresar un comportamiento normal.
  • Libre de miedo y angustia.

Es decir, si se encuentra sano, bien alimentado, no transita emociones de dolor y sufrimiento, y cuando cuenta con la posibilidad de expresar las conductas normales propias de su especie, algo muy importante.

Cuando un animal es robado de la naturaleza, como describimos en algunos de los ejemplos anteriores, no solo se están violando los derechos de un ser vivo, sino que además nos estamos destruyendo a nosotros mismos, pues todos formamos parte de un ecosistema, y cada pieza ocupar un rol fundamental en él.

¿Cómo actuar a favor de los animales?

El hecho de que los animales no tengan voz para defender sus derechos cuando no son respetados, nos coloca en el lugar de ser nosotros quienes debemos asumir ese deber. La buena noticia es que opciones para contribuir, hay muchísimas, dependiendo de las posibilidades de cada individuo.Todos podemos hacerlo.

Si asumimos el compromiso de protegerlos cuando se torna necesario, podremos lograr efectos multiplicadores impensados. ¿De qué modo?

  • Algunas personas pueden optar por modificar sus dietas, optando por el veganismo o vegetarianismo.
  • Otros por moderar el consumo de productos de origen animal o consumir solo aquellos que provengan de empresas o productores que empleen el código de bienestar.
  • Adoptar una mascota en lugar de comprarla y/o apoyar campañas de defensa animal.
  • Rescatar animales de la calle o ayudar a devolver a su dueño aquellos que están perdidos.
  • Denunciar situaciones de maltrato.

No importa cuál sea la opción que escojas, ¡lo importante es que todos podemos apoyar el bienestar animal! Solo se trata de asumir alguno de estos compromisos, el que se adapte mejor a vos. Los animales te lo agradecerán de por vida.

Para más información, visita www.proteccionanimalmundial.org


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios