Alimentación

Cocinar como una forma de volver a conectarse con la tierra

21 de Mayo, 2018 | por CLARA PÉREZ ALFARO, ASHOKA ARGENTINA
Petit Gourmet es un emprendimiento que se propone educar a través de la cocina y enseñar hábitos de alimentación saludables.
Fotos: Gentileza Petit Gourmet

¿Alguna vez se han cuestionado de dónde viene nuestra comida? Lo más probable es que no hayan tenido una clase en el colegio destinada a esto. Para la mayoría, la comida y el colegio solo son compatibles a la hora del recreo o del almuerzo. Muchos niños no le dan importancia a la alimentación, o hasta lo ven como un juego de quién tiene la comida más rica. El que tiene una manzana en vez del alfajor triple tiene papás “aburridos”.

Petit Gourmet es una organización uruguaya que busca suplantar esta falta de educación alimentaria en los niños. Pocas veces los colegios abordan temas alimentarios dentro de su currículo. “En la escuela, la hora del almuerzo es vista como un trámite, cuando en realidad es una oportunidad”, comentó Diego Ruete, fundador de Petit Gourmet y emprendedor social de la red global de Ashoka. “Se tiende a priorizar comer sobre alimentarse y es importante entender esta diferencia para mejorar la salud”.

Ruete logró combinar sus dos pasiones, la educación y la cocina, para generar conciencia en instituciones educativas sobre el déficit de información alimentaria en los niños. Así, fundó una escuela de huerta y cocina donde los chicos pueden aprender de dónde sale su comida y la importancia del ciclo de vida. La Educocina, el término que crearon para denominar esta enseñanza, utiliza la cocina como herramienta educativa.

Según el fundador de Petit Gourmet, cocinar puede ser disparador de distintas actividades académicas. Muchas veces los chicos aprenden conceptos de química o matemáticas de forma abstracta y no logran entenderlos del todo. Sin embargo, cuando estos conceptos están integrados en una actividad como la cocina, se vuelven tangibles. “Cuando los chicos tienen que medir un cuarto de taza de harina, entienden de dónde vienen las fracciones y porqué son importantes”. Asimismo, con la huerta los chicos aprenden sobre el ciclo de vida, cómo de una semilla y la tierra nace un alimento, cómo cuidarlos. Por eso, una parte importante de cada ciclo de actividades es la plantación de una semilla, donde cada alumno se lleva una maceta a su casa.

A través de la Educocina, Petit Gourmet logra transmitir valores fundamentales para los chicos. Por un lado, el respeto tanto de la tierra y del agua, como de sus cuerpos. “Muchas veces los chicos no entienden qué están ingiriendo y cómo los afecta y es importante que tomen conciencia de esto”. Por otro lado, crear algo desde cero y experimentar esa independencia es fundamental para la autoestima de los chicos. “Por ahí no va a salir igual que el de mi compañero, pero lo hice yo: eso es lo que hace este proceso tan valioso”.

Según Ruete, la hiperconexión generó un cambio en la rutina familiar. “El tiempo que usamos para estar en Internet es tiempo que no estamos cocinando y hay que volver a la cocina en familia”. A partir de este anhelo, el emprendedor publicó su primer libro “Hoy cocinamos nosotros”. Es un recetario didáctico, con cuentos y experimentos, para cocinar en conjunto. La idea es que los chicos contribuyan y se sientan parte de su proceso alimenticio.

Si bien Petit Gourmet nació en la casa de su fundador como una actividad para chicos después del colegio, hoy cuenta con su propio lugar e invita a las instituciones a participar de estos ciclos de cocina. No solo trabajan con instituciones educativas, sino que distintas empresas empezaron a ver la cocina como una herramienta integradora y de trabajo en equipo. Hoy, Diego Ruete busca unirse a distintos emprendedores de la región para incrementar el impacto de Petit Gourmet y “darle la vuelta a la tortilla".

 ¿Querés conocer más sobre Petit Gourmet? Encontralos en www.petitgourmet.edu.uy. Seguilos en facebook.com/petitespaciocreativo e Instagram @diegoruete

 


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios