Interés General

Qué son los sulfatos y cómo dañan nuestra piel

02 de Julio, 2018 | por ABRIL PREATONI, MÉDICA Y CREADORA DE DUMITIÉ
Seguramente la palabra sulfatos te suene conocida, o quizás, sodium lauryl sulfate o sodium laureth sulfate. Descubrí para qué se los utiliza y cómo actúan sobre nuestra piel.
Foto: acettolo

Los sulfatos son un grupo de detergentes sintéticos agresivos. Es la manera más barata de generar una buena cantidad de espuma que, erróneamente, tendemos a asociar a la limpieza en serio. Dado su alto poder detergente, estos ingredientes arrasan con todo: suciedad y aceites naturales que generan nuestro propio organismo para protegernos de los agentes externos. De esta manera, mareamos a la piel y su capacidad de autorregulación. Así, ella se encuentra permanentemente en un intento fallido de recuperar su grasitud normal, hiperestimulando las secreciones oleosas naturales.

¿Cómo te das cuenta de su efecto? En principio, cuando apenas salís de la ducha, vas a notar que la piel está tirante y deslucida. A largo plazo, pueden generarse alergias u otro tipo de modificaciones, relacionadas sobre todo con la alteración regulatoria. Pero lo que es aún más preocupante es que son capaces de asociarse con otros ingredientes y generar subproductos cancerígenos.

Al ser un ingrediente barato, los sulfatos se encuentran en cualquier tipo de limpiador que genere espuma: jabones, shampoo, detergentes. Podés chequear su presencia en el rotulado de los ingredientes.

¿Cuáles son las alternativas?

Existen opciones mucho más respetuosas con nuestro cuerpo y el ambiente. No olvidemos que nosotros también somos animales y formamos parte del ecosistema.

Los jabones que se desarrollan en base a la combinación de aceites naturales y vegetales son una excelente elección. Al proceso técnico de elaboración se lo denomina saponificación. Se pueden combinar distintos aceites, pero el que casi siempre hallarán presente es el de coco, porque gracias a él se generan subproductos que regulan la espuma y su persistencia. Limpian sin dañar y crean una espuma suave, cremosa y constante. Y el índice de irritación es bastante más bajo.

Como en todo, no debemos abusar. Es sano limpiarse, es sano tomar agua, pero exagerar no es sano. Existe una enfermedad que se llama potomanía y está relacionada a las personas que toman agua en exceso generando una alteración en su medio interno. Con este ejemplo te quiero decir que la limpieza en exageración también altera nuestra salud. Son simples sugerencias de una médica, mamá y mujer común que muchas veces se replantea ciertas “normalidades” de nuestra sociedad.

Por lo tanto, los jabones artesanales son una opción mucho más sana para nuestra salud, en relación a aquellos que utilizan ingredientes más baratos para producir espuma.

Por último, y no menos importante, los jabones artesanales no poseen grasa animal en su receta. Esto significa que son libres de crueldad animal. Otro punto a favor. ¿Hace falta aclarar algo más?

 


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios