Tecnología

Eco dignidad: una construcción sustentable para una vida digna

11 de Julio, 2018 | por Victoria Ciccola, Fundación Nobleza Obliga
En el país se producen y se descartan unas 200.000 toneladas anuales de botellas plásticas PET, de las cuales solo se recicla un 30%. Además, una botella de plástico arrojada a la basura tarda más de 150 años en degradarse. Si miramos estos datos con detenimiento, se presenta un panorama bastante desalentador que muestra la ardua tarea a la hora de hablar de reciclaje.
Gentileza Eco dignidad

En la provincia de Misiones, un grupo de trabajadores de la Cooperativa Futuro Limitada observó en esta foto una gran oportunidad de trabajo, enseñanza y principalmente, una solución al déficit habitacional que vive la provincia. Crearon el “Proyecto Eco dignidad”, una iniciativa que busca instalar una planta de producción de ladrillos ecológicos a base de PET que no solo resuelva la situación ambiental de la provincia, sino que también permita la construcción de una vivienda a los trabajadores de los barrios vulnerados de Posadas y Garupá.

“Las personas comunes viven cada aspecto de su vida diaria como si fuese un todo, es decir, que las condiciones laborales, habitacionales, sanitarias, se vinculan y se retroalimentan en cada práctica. Por eso, nosotros pensamos en este proyecto que permite aspirar a mejorar la calidad de vida de las personas con un enfoque integrador que involucre el aspecto ambiental-educativo en la limpieza y proceso de reciclaje de PET. También laboral y formativo para que los beneficiarios sean parte de la producción, tanto de ladrillos como de reemplazo de núcleos húmedos. Y social, porque buscamos construir luna vivienda para devolverle la dignidad a ellos y a sus familias”, explica Alberto López, responsable de obras y relaciones internacionales de la cooperativa.

Convertir el plástico en ladrillo: la mejor opción sustentable 

Según un informe de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Palermo (UP), el reciclado de PET (Tereftalato de polietileno) está poco explotado en la Argentina por varios factores: la informalidad en la recolección y acopio, la falta de precios uniformes para el material, la falta de separación de residuos en el hogar y la ausencia de una ley que obligue a las empresas a hacerse cargos de sus propios envases.

Dado el inmenso cúmulo de residuos, que son vertidos a diario en diferentes espacios públicos, la fabricación de ladrillos mediante la reutilización de los envases de plástico aparece como una instancia clave para la reducción del volumen de estos residuos en todos los ámbitos. “La fabricación de cada ladrillo representa entre 20 y 25 botellas de plástico PET con una utilidad práctica, de alta demanda y de alto impacto, considerando el gran volumen de residuos de plástico que diariamente son descartados y que representan la mejor opción sustentable y sostenible en el tiempo”, explica Darío Garcete, director de proyectos de la cooperativa.  

Las ventajas técnicas del ladrillo ecológico se determina en su buena aislación térmica, acústica y antihumedad, así como por su baja posibilidad de combustión y su bajo costo en la construcción en su totalidad.

Convertir el ladrillo en casa y trabajo

Otro dato importante a señalar es que, según el último censo nacional, existen 3 millones de argentinos que hoy no tienen una vivienda digna y, entre ellos, la provincia de Misiones también posee una situación alarmante siendo ésta la cuarta provincia con el mayor déficit habitacional de la Argentina.

Con fines de plantear una solución a este problema local, el proyecto Eco dignidad busca la construcción y/o remodelación de viviendas a través de la producción de eco ladrillos para las 300 familias de Garupá y Posadas, que son parte de la cooperativa y que, en su gran mayoría, viven en asentamientos urbanos.

“Nuestro objetivo es involucrar al beneficiario siendo parte de la construcción y una parte fundamental de la mejora y enseñanza de esto. Queremos conseguir un efecto de contagio en la sociedad con una gestión responsable y una replicabilidad del conocimiento para transformar su propia condición”, explica Garcete. Además, agrega que “la capacitación para el proceso de producción de ladrillos ecológicos constituye una posibilidad real para inclusión laboral, y su aplicación en la construcción de la vivienda significa un cambio real y concreto en la vida de cada familia”.

Gracias a este proyecto, la cooperativa se consagró como ganadora regional del noroeste argentino en el programa Mentes Transformadoras de la Fundación Nobleza Obliga – www.mentestransformadoras.org y finalista a nivel nacional como uno de los mejores proyectos de innovación social de la región.

Su meta este año es lograr la conformación de una red nacional que permita articular a todos los proyectos similares que se están gestando en 5 provincias distintas para multiplicar el alcance y generar un trabajo de articulación que mejore las condiciones de vida de miles de personas a nivel nacional. A su vez, ser un mecanismo de producción eficiente y sustentable que desarrolle una política de concientización y responsabilidad social respecto al cuidado del ambiente.

Si querés participar en el proyecto, escribí a proyectopetmisiones@gmail.com


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios