Naturaleza

Un hogar digno y saludable para los animales

16 de Julio, 2018 | por ANA SOL BALBI / Fotos: Julie O'Neill
Rescatados de la explotación para consumo y uso humano, los animales de una o más especies encuentran en el Santuario Equidad un hogar, y sobre todo, mucho amor.

“En un santuario logramos que los animales reconecten con su esencia y recuperen lo que los humanos les hemos robado: sus comportamientos naturales, su dignidad”, cuenta Alejandra García, directora y responsable del Santuario Equidad, ubicado en la localidad de Cruz del Eje, Córdoba.

Durante sus visitas a la Argentina (Alejandra vivió mucho tiempo en España), se sintió muy movilizada por la situación en la que vivían los animales. En pleno afán activista de sumar, le propuso a la Fundación Franz Weber, de la cual es parte, una campaña de sustitución de caballos carreros por motocarros en el país. “Así nació el Santuario Equidad, un espacio para brindarles a los caballos la garantía de su jubilación sin que sean sometidos a otro tipo de explotación”. Fue hace cinco años, cuando se empezaba a materializar el espacio con perímetro cercado, agua y luz, que hubo un incendio muy grande en las sierras de Córdoba y los voluntarios pidieron ayuda para rescatar a los animales de la zona. Entonces, los primeros en llegar no fueron caballos, sino cabras y ovejas.

Así se fue armando este hogar en el que las tranqueras están abiertas a todo animal que necesite ayuda. Actualmente viven 200 animales, entre chanchitos, cabras, ovejas, terneras, vacas, gallinas, gallos rescatados de riñas, burros, mulas, ponis y perros.

 “Nosotros les brindamos el tratamiento veterinario que necesitan y hemos logrado tejer una red social con campos vecinos y la comunidad local. Esto da mucha seguridad para trabajar porque todos colaboran”. El Santuario Equidad tiene un convenio con la Facultad de Veterinaria de la Universidad Católica de Córdoba para la parte clínica y cirugía de grandes animales. Hay una veterinaria de cabecera que todos los días hace chequeos y está atenta a cualquier urgencia. Además, los animales pequeños son asistidos por los veterinarios locales, que con mucha paciencia tratan distintas patologías.

Rehenes del sistema

Al tener animales grandes, para que un santuario funcione como tal debe ser dado de alta en SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria). “En la Argentina no existe la categoría “santuario”. Esto trae muchas complicaciones a la hora de trabajar, ya que no hay un sistema legislativo que nos ayude”, explica Alejandra.

“Tenemos a Estrellita, una cabrita que nació ciega. Pedimos al SENASA llevarla de Cruz del Eje a Córdoba capital para atenderla con la tecnología necesaria. Para volver al santuario no nos querían dar la autorización bajo el argumento de que es un animal para consumo y que viaja una sola vez y al matadero. A un perro lo encontrás en la ruta y no pasa nada si lo levantás. Con animales que son de consumo humano es distinto, porque son rehenes del sistema. Cada traslado significa viajar para hablar con fiscales, ministros, secretarios. No hay legalidad más allá de la explotación. Necesitamos legislaciones que reconozcan a los animales como sujetos de derecho”.

Todo a pulmón

Si bien el Santuario pertenece la Fundación Franz Weber, el financiamiento es el gran problema de estos lugares en Argentina. Todo cuidado, comida e higiene de los animales tiene un precio. “La mayoría de los santuarios hacemos todo a pulmón. Por eso, hago un llamamiento para colaborar con ellos, y no solo económicamente. Es muy importante el trabajo voluntario, un trabajo duro, de campo, que requiere mucho compromiso”.

Alejandra cuenta que recibe muchísimas postulaciones para acceder al voluntariado. Agradece los ofrecimientos y también pide paciencia porque es necesario que el proceso tenga cierta rigurosidad. “Nosotros pensamos en las tareas que hay que realizar y vemos qué perfil va con cada una de ellas. Lo fundamental es contribuir al bienestar de los animales y que los voluntarios se sientan cómodos con su trabajo”.  

Descubrí más historias y cómo ayudar en www.facebook.com/SantuarioEquidad y @santuarioequidad


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios