Naturaleza

¿Querés adoptar un animal pero no sabés cuál?

17 de Julio, 2018 | por WORLD ANIMAL PROTECTION
Si estás pensando en adoptar un perro o gato, te sugerimos tener en cuenta sus características particulares para buscar la compañía que va mejor con vos, de modo que ambos puedan tener una vida feliz y armónica.
Foto: Eric Ward

Tanto los gatos como los perros son animales súper cariñosos y amigables que le brindarán un montón de beneficios a tu vida cotidiana y salud. Sin embargo, dependiendo de cómo sea tu día a día, horarios y responsabilidades, será más conveniente que elijas tener un perro o un gato, a fin de que ambos puedan sentirse a gusto.

Desde Protección Animal Mundial, te contamos las características de cada especie para que puedas tomar la decisión más conveniente:

Según tu estilo de vida

Si sos amante de las actividades al aire libre, te encanta hacer deporte o contás con mucho espacio verde (ya sea dentro o cerca de tu casa), un perro podría ser una excelente compañía.  Podrán compartir largos paseos en la naturaleza, hacer ejercicio, salir a correr o tener largas caminatas. En cambio, si tu estilo de vida es más sedentario, vivís en un departamento chiquito o estás muchas horas fuera por tu trabajo, un gato podría ser un gran amigo con quien compartir tu vida debido a que son animales muy independientes y no necesitan de tanta atención como los canes.

Los gatos: independientes y ágiles

Los gatos son considerados animales súper limpios gracias a que su aseo personal lo hacen muy seguido y por su propia cuenta, de modo que no tendrás que preocuparte por limpiarlos tan seguido como ocurre con los perros.

¿Sabés cómo marcan territorio? Cuando los gatos frotan su cara contra tus piernas o cualquier otra superficie están impregnando con feromonas esos lugares para marcar su lugar. Lo que están tratando de decirte es: “Vos no sos mi dueño, yo soy el tuyo”.

Se caracterizan por ser animales muy independientes, al punto que pueden pasar uno o hasta dos días solos, por supuesto que con comida y agua a su alcance. Además, pueden adaptarse muy bien a espacios pequeños ya que no necesitan correr y descargar energía en la calle, como les sucede a los perros.

Si elegís sumar un gatito a tu vida, es bueno que consideres que necesitan alguna casita donde poder esconderse o refugiarse (esto les encanta), una caja con piedritas para hacer sus necesidades (que debe estar siempre a disposición y en limpieza constante) y muebles altos donde treparse, pues son escaladores natos.

Además, ¡no te olvides de regalarle algún juguete con el que puedan limarse las uñas!

Consideraciones para tener un gato

Los gatos son animales expuestos a muchos peligros dado que aman esconderse, explorar nuevos lugares, deambular fuera de la casa o escabullirse en sitios peligrosos, como podría ser un horno o, incluso, algún precipicio. Para evitar cualquier accidente, es importante que estén vacunados, que tengan su chapita identificatoria, que no dejes ventanas abiertas por las que puedan escaparse cuando no estés en casa y, por último, que chequees su comportamiento para evitar una huida o que su vida pueda estar en riesgo.

No olvides castrarlos (se multiplican rápidamente) o tener en cuenta que pueden ser un poco extraños a la hora de demostrarte su amor; pueden elegir agasajarte con algún animal muerto que ha cazado especialmente para vos.

Los perros: muy cariñosos y compañeros

Los perros se caracterizan por ser animales muy inteligentes. Pueden ser entrenados con facilidad y memorizar entre 250 a 500 palabras. Tal es así, que muchos de ellos son elegidos como perros lazarillos o de terapia, acompañando a personas con epilepsia o autismo, entre otras patologías.

Son animales muy cariñosos, dulces y harán todo lo que esté a su alcance ya sea para llamar tu atención, como para darte todo su amor. Son muy fieles y juguetones.

Gracias a que necesitan descargar mucha energía, te ayudarán a mantenerte en forma, pues deberás sacarlos de paseo o a jugar muy seguidos. Además, al igual que los gatos, van a brindarte muchos beneficios a la salud, pues ayudan a disminuir el riesgo de que los niños sean alérgicos o que desarrollan asma.

Otra de sus características a tener en cuenta es que si una hembra está en celo o un macho percibe a una hembra en su momento más fértil, pueden escaparse de casa para satisfacer sus impulsos, de modo que es muy importante que tengan siempre la chapita con su nombre y tu teléfono.

Castrarlos, como sucede con los gatos, es un punto fundamental a considerar dado que una hembra puede dar muchos cachorros y no quisiéramos que ellos corrieran el riesgo de quedar en la calle. Además, la castración previene muchas enfermedades, tanto en las hembras como en los machos.

Consideraciones para tener un perro

¡Los canes necesitan constante atención y afecto!  A diferencia de los gatos, no pueden estar solos ni siquiera un día. De hecho, no consiguen pasar más de 8 horas sin alguien debido a que pueden deprimirse, lo que los lleva a poder destruir la casa o hacer alguna travesura. Es que a los perros les encanta que los mimen y compartan mucho tiempo con ellos. Si no los sacás a pasear, se aburrirán y harán alguna macana por frustración o para llamar tu atención.

En cuanto a la higiene, son muy distintos a los gatos. Los perros necesitan bañarse con regularidad (una vez al mes) para evitar que su pelaje tome un aroma fuerte o que sufra de alguna complejidad. A la hora de darle un baño, te recomendamos tener cuidado con el shampoo o jabón que vayas a utilizar ya que podrías dañar su piel. Por eso, siempre es aconsejable charlar sobre este punto con el veterinario para que te asesore de acuerdo a las características de tu perrito.

Cabe aclarar que todos los gatos y perros son diferentes y únicos; si vas a adoptar, es importante que te informes con su actual dueño sobre el temperamento de la mascota.

¡Y no importa cuál sea la decisión que tomes! Tanto el gato como el perro, te llenarán de amor y cariño. Te aconsejamos tener en cuenta todas estas características para que puedan llevarse de lo mejor con tu mascota y tener una buena calidad de vida, respondiendo a las posibilidades y necesidades de cada uno.



NOTAS RELACIONADAS

Comentarios