Cultura

Una fuente de inspiración para acciones futuras

26 de Septiembre, 2018 | por Inés Roy
El Observatorio UNESCO Villa Ocampo es un lugar dedicado a la promoción de la educación, la ciencia y la cultura como vehículos de la paz. Es una invitación a descubrir en el legado de Victoria Ocampo, valores e ideales que contribuyen al desarrollo de un mundo más sostenible.
Gentileza: Observatorio Villa Ocampo

A pocos kilómetros del centro de la Ciudad de Buenos Aires, en Béccar, se encuentra Villa Ocampo, lugar de residencia de Victoria Ocampo, una de las figuras intelectuales más destacadas de América Latina. Uno de los rasgos esenciales de Victoria era la capacidad que tenía de estimular la creatividad en escritores y artistas, y construir puentes entre lenguas y culturas. Tal es así, que su casa fue el punto de encuentro de los escritores y pensadores más relevantes del siglo XX.

En 1973 decidió donar Villa Ocampo a la UNESCO, organismo especializado de Naciones Unidas cuyo propósito es contribuir a la paz y a la seguridad internacional a través de la educación, la ciencia y la cultura con el fin de fomentar los derechos humanos y las libertades fundamentales. Se trató de una donación con cargo, motivada por las coincidencias de valores entre Victoria y la organización: la cultura como factor de desarrollo y de inclusión social; la promoción de la diversidad cultural y de los derechos de la mujer; la tolerancia y la apertura a ideas y creencias ajenas. ¿El objetivo? Promover esos valores compartidos para que el sitio sirva, en palabras de la escritora, “en un espíritu creativo vital para la promoción, el estudio, la experimentación y el desarrollo de las actividades que integran a la cultura, la literatura, las artes, la comunicación social y la paz entre los pueblos”.

El espíritu e impronta de la ensayista, traductora, editora y mecenas siguen vigentes. Para materializarlo, en Villa Ocampo se encuentra un observatorio cultural que depende de la Oficina Regional de UNESCO en Montevideo. Tiene la misión de actualizar el legado de Victoria para colaborar activamente con el desarrollo de la sociedad en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

“En Villa Ocampo buscamos materializar distintos programas de la UNESCO. Por eso, generamos acciones y actividades que sean disparadores de conciencia y preguntas vinculadas al desarrollo y la sostenibilidad”, explica Gloria Silva, responsable de Programa y Comunicación de UNESCO. De esta manera, se constituye en un espacio dinámico y creativo que fomenta la reflexión sobre los vínculos entre cultura y desarrollo sostenible.

La programación se articula en cuatro ejes: patrimonio, diversidad, género y creatividad. Este año está dedicado a la problemática de la sostenibilidad de las ciudades, “en la necesidad de repensar el concepto de ciudad para volverlas más sostenibles y cómo la cultura puede ser un factor de ese desarrollo”.

Partiendo del aporte del emblemático arquitecto Le Corbusier y el vínculo que sostuvo con Victoria Ocampo, se construyó una exposición que promueve la reflexión sobre el rol de la cultura y la ciencia en el desarrollo de las ciudades. “Máquinas para habitar. Cultura, ciencia y ciudades sostenibles” es el nombre de esta muestra que aborda la integra­ción de los recursos culturales y naturales en el desarrollo sostenible de las ciudades para fortalecer los vínculos de las comunidades con su entorno, mejorando la calidad de los espacios públicos y reforzando la resi­dencia urbana.

Otra de las actividades incluidas en la programación es “Diálogos Villa Ocampo”, un ciclo con expertos de alto nivel para reflexionar y debatir sobre cómo la cultura y la ciencia son he­rramientas claves para el desarrollo urbano sostenible. Para llegar a más y más personas, este ciclo es transmitido por la televisión pública argentina y también se encuentra disponible en Internet.

“Esta serie de diálogos le devuelve a Villa Ocampo ese territorio de pensamiento que tuvo en el pasado, a través del encuentro de artistas e intelectuales del siglo XX. Queremos que el espacio recupere ese lugar de think tank, de laboratorio de ideas, y que aporte al desarrollo a través de la reflexión de expertos de distintas materias”.

Además de la programación cultural, en el sitio funciona Villa Ocampo Bistró, un ambiente único para relajarse y disfrutar de la gastronomía. Pero eso no es todo. Por su valor histórico y cultural, la residencia fue declarada Monumento Histórico Nacional, que la convierte en un gran atractivo turístico que invita a los visitantes a sumergirse en el universo de Victoria y su contexto histórico. Como señala Gloria: “En la casa se puede sentir el espíritu de esa época”.




NOTAS RELACIONADAS

Comentarios