Interés General

Fundación Mediapila: un espacio para tejer nuevos caminos

26 de Septiembre, 2018 | por Carla Gago
Desde hace 11 años, la Fundación Mediapila capacita a mujeres que luchan contra la pobreza, la desigualdad y la falta de empleo. Con respeto, perseverancia, alegría, solidaridad, empatía y compromiso social, tienden puentes y demuestran que un futuro con trabajo digno es posible.
Gentileza: Fundación Mediapila

En el mundo, la situación laboral de la mujer deja entrever que lejos de haberse alcanzado un estado de paridad, aún persisten grandes desigualdades que se traducen en falta de oportunidades y brechas a nivel salarial. De acuerdo a información relevada por ONU Mujeres, los hombres perciben un 23% más por realizar la misma tarea que una mujer. La organización advierte, a su vez, que a este paso tomará 70 años cerrar dicha grieta y garantizar un mercado laboral justo e igualitario.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), en la Argentina, la desocupación golpea con más fuerza al género femenino. Por su lado, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) afirma que el 78,1% de las mujeres ocupadas se encuentran expuestas a rubros donde la productividad y los salarios son más bajos. En este sentido, la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible ha reforzado su compromiso de generar empleo y garantizar la igualdad de género.

En este contexto adverso, un equipo de voluntarios asumió el desafío y la gran responsabilidad de ser agentes de cambio social abriendo sus puertas a mujeres que hoy construyen los cimientos de una realidad un poco más noble. “Las mujeres no vienen a aprender a coser, se acercan para transformar su vida en distintos aspectos”, afirma Belén Murphy Figueroa, directora ejecutiva de Fundación Mediapila.

La ONG lidera un modelo de inclusión laboral enfocado en mujeres en situación de vulnerabilidad económica y social, con el fin de combatir la pobreza a través de la enseñanza de un oficio. Para ello, las capacitan durante dos años en costura, tejidos y estampados.

De esta manera, las mujeres no sólo aprenden a confeccionar prendas sino que, a su vez, desarrollan habilidades interpersonales, elevan su nivel de confianza y entran en contacto con su propia capacidad creativa. A nivel individual, se acercan a su poder personal, lo exploran -quizás por primera vez en sus vidas- y accionan en pos de un futuro más digno.

A nivel colectivo, forman parte de un equipo de trabajo y tejen redes de contención que las sostienen. Forjan una hermandad poderosa entre tejido y tejido. Se ayudan las unas a las otras, se cuidan, se escuchan y se respetan. Se unen, y así sus recuerdos marcados por el abandono, la indiferencia y la adversidad duelen un poco menos. “Encuentran las respuestas en ellas mismas”, agrega Murphy Figueroa.

Mujeres creciendo

En la actualidad, la Fundación Mediapila trabaja junto al sector público y privado y su principal fuente de financiación proviene del programa de donantes individuales (450 aproximadamente), los denominados “amigos de Mediapila”. Trabajan en red, cooperando y cocreando realidades más justas. Para poder lograr esto, hacen foco en las formaciones de oficio, en el empoderamiento y acompañamiento de las alumnas y en el programa de inserción e inclusión laboral. Es importante destacar que el 95% de los materiales utilizados para la confección son recuperados generando beneficios a nivel ambiental y promoviendo el consumo responsable y la economía circular.

Uno de los grandes desafíos que han tenido que enfrentar recientemente fue el  traslado de la sede de la fundación al barrio de Villa Crespo (anteriormente se encontraba en Flores). La mudanza conllevó un esfuerzo extra en la convocatoria de mujeres y en la articulación de nuevas redes.

Otro gran objetivo de la fundación es poder brindar las herramientas y el conocimiento necesario para que las chicas puedan tener sus propios emprendimientos y, en consecuencia, mejorar aún más su calidad de vida y la de sus familias. Para ello, planifican el dictado de un taller de emprendedurismo con el fin de incluirlo en el programa formal de la fundación en 2018.

“Ser parte de Mediapila te da una perspectiva muy grande”, opina su directora. “Aprendés que todos los problemas tienen una solución. De alguna u otra manera, todo termina saliendo bien y comprendés lo que es la gratitud”.

¡Ponete media pila! Ingresá en www.mediapila.org.ar y sumate a la red de amigos.

 

 

 


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios