Naturaleza

4 especies de Argentina en peligro de extinción

17 de Octubre, 2018 | por PROTECCIÓN ANIMAL MUNDIAL
Ya sea por el cambio climático, la destrucción de hábitats o la caza ilegal, existen cuatro animales que necesitan de nuestra ayuda con urgencia. De lo contrario, podrían desaparecer del territorio argentino en unos años.
WAP

La República Argentina se caracteriza por ser un país con diversos tipos de clima, de modo que existe una gran diversidad de animales de vida silvestre a lo largo de todo el territorio. Lamentablemente, como ocurre en la mayoría de los casos, muchas especies se encuentran gravemente amenazadas como consecuencia del accionar del hombre. Por eso, desde Protección Animal Mundial queremos dar a conocer su situación a fin de que todos puedan tomar conciencia de la realidad que atraviesan para poder disminuir o detener la violencia que el hombre está ejerciendo sobre ellas.

El venado de las pampas

El venado de las pampas es conocido también como el ciervo de las pampas. Al macho se lo llama venado y a la hembra gama. Esta especie pertenece a la familia cervidae y a la clase de los mamíferos. En Argentina es posible encontrarlos en Bahía Samborombón (Buenos Aires), centro-sur de San Luis, malezales del Aguapey (Corrientes) y Bajos Submeridionales (norte de Santa Fe). También habitan en algunas regiones de Brasil, Uruguay y Paraguay. 

Es considerado el cérvido más amenazado de toda América del sur. A comienzos del siglo XIX podían contabilizarse millones de venados en los pastizales pampeanos. Hoy, sin embargo, quedan menos de 2.000 dispersos en pequeñas poblaciones. Esta cifra alarmante es consecuencia de la pérdida de su hábitat por explotaciones agropecuarias, la caza furtiva por su cuero y carne y por las enfermedades introducidas con el ganado doméstico. 

Pingüino de Magallanes

El pingüino de Magallanes, denominado también pingüino patagónico, es una especie de ave de la familia de los pingüinos (Spheniscidae) que nidifica en las Islas Malvinas y en las costas e islas de la patagonia de Argentina y Chile. Migran hacia el norte en el otoño e invierno debido a que buscan aguas más templadas, como las de Uruguay y el sudeste de Brasil.

Esta especie es una de las aves marinas más abundantes que se reproducen en Argentina y que se está viendo cada vez más amenazada como resultado del comportamiento humano. La población del Pingüino de Magallanes se estima en 1.100.000 parejas reproductivas, pero la población del área norte en la Provincias de Chubut y Río Negro (justamente la zona con mayor reproducción) está disminuyendo año tras año, posiblemente por la extracción off-shore y el transporte de petróleo, las actividades pesqueras y el cambio climático. Tal es así que el Pingüino de Magallanes pasó de ser una especie de “menor preocupación” a estar “cercana a la amenaza” (según BirdLife International 2017).

El cambio climático no queda fuera de las causas que amenazan a esta especie. El  aumento de la temperatura superficial del agua y la disminución de la productividad marina provoca que los pingüinos deban esforzarse más para encontrar alimento, dificultando la reproducción subsiguiente en la Patagonia.

El Yaguareté

El jaguar, yaguar o yaguareté (Panthera onca) es un carnívoro félido de la subfamilia de los Panterinos y del género Panthera. Es la única de las cuatro especies actuales de este género que se encuentra en América. Es el felino más grande de ese continente y el tercero del mundo. Mide entre 150 y 170 cm de largo (más 80 cm que mide la cola) y suele tener un peso de entre 70 y 90 kg, aunque puede llegar a pesar hasta 135 kg. Posee una apariencia similar al leopardo (Panthera pardus) y es el máximo predador de América, por lo que se alimenta de casi todas las especies que conviven en su hábitat.

A pesar de ser una de las pocas especies argentinas declaradas Monumento Natural Nacional, su situación es tan grave que se la considera crítica. Hoy, su área de distribución se redujo solo a las provincias de Misiones, Salta, Jujuy, Santiago del Estero, Chaco y Formosa. El área de extensión abarca el 5% de su distribución histórica y se calcula que quedan menos de 250 ejemplares.

Las principales amenazas a las que se enfrenta son la pérdida de su hábitat producto de la deforestación, la caza furtiva por su piel (en menor medida) y de sus presas, la persecución de los ganaderos en represalia a los ataques del ganado y el atropellamiento en las rutas.

El yaguareté se encuentra en peligro crítico de extinción. Si no se modifican ciertas conductas con urgencia podría desaparecer dentro de un tiempo.

El oso hormiguero

El oso hormiguero pertenece a la familia de los mamíferos placentarios. Tiene cuerpo robusto (puede pesar 40 kilos y medir 130 centímetros) y su pelaje varía entre diferentes tonos de gris, negro y beige. Sus patas delanteras son largas y presentan uñas fuertes y curvadas que le permiten trepar a los árboles o caminar entre la vegetación.

Es una especie exclusivamente latinoamericana dado que sólo se la encuentra en el centro y sur de América. En la Argentina, habita en los pastizales, sabanas, bosques y selvas desde Jujuy a Misiones, hasta el norte de Santiago del Estero, Santa Fe y posiblemente de Corrientes. Donde haya termitas u hormigas, ¡allí estará!

Se caracteriza por ser un mamífero pasivo, apacible y tranquilo, que solo ataca para defenderse cuando es necesario. Sus principales depredadores son los jaguares, pumas y lobos.

Al igual que ocurre con las otras 3 especies antes descriptas, la tendencia poblacional del oso hormiguero está declinando al punto que en América Central ya se tornó anecdótica. La realidad es que el oso hormiguero también está en peligro de extinción, motivo por el cual ha sido declarado Monumento Natural en las provincias de Misiones y Chaco.

Esta especie es amenazada mayormente por la deforestación de los bosques y selvas así como por la caza. A pesar de que su piel, cuero y carne no tienen valor (como sí sucede con los tigres u otros animales), el oso hormiguero es perseguido por curiosidad para ser trasladado (se los captura ilegalmente) a zoológicos o por el peligro que puede representar para los perros campestres.

¿Cómo contribuir al cambio?

Luego de toda esta información, solo queda comprender que los únicos que podemos hacer algo para darle un giro a este escenario somos nosotros. No hay otro remedio. Para cambiar su destino te sugerimos:

  • Como primer paso, cultivar el amor y respeto por la naturaleza. Ella nos da todo lo que precisamos, pero nosotros ¿qué le damos a cambio?
  • Entender que todos los seres vivos tienen exactamente el mismo derecho a vivir que nosotros.
  • Practicar el turismo responsable (no tocarlos ni acercarse demasiado, sino practicar el avistaje).
  • No contaminar ni invadir su hábitat.
  • No asistir a lugares o excursiones en las cuales sean utilizados para entretenimiento (como zoológicos, sitios donde son capturados, atados y/o enjaulados para que puedas tomarte fotografías, circos, entre otros).
  • Participar en campañas de diferentes organizaciones que busquen proteger y mejorar la calidad de vida de los animales.
  • Concientizar a tus allegados sobre la situación; pasar el mensaje.
  • Chequear la propuesta de los representantes antes de votar permite saber qué valor le dan a la conservación del ambiente y al uso sustentable de nuestros recursos naturales.

Fuentes
www.avesargentinas.org.ar/ping%C3%BCino-de-magallanes
www.vidasilvestre.org.ar/?3705/Da-del-Animal-4-especies-emblemticas-de-la-Argentina
www.felinosdeargentina.com.ar/los-felinos/yaguarete/








NOTAS RELACIONADAS

Comentarios