Tecnología

Hágase la luz

10046 visitas
09 de Octubre, 2016 | por Por Diego Musolino, Fundación Energizar
Fotos: Gentileza Go Sun Stove

Entonces Dios dijo: “Hágase la luz”. Juntó así una gran nube de miles de millones de toneladas de hidrógeno en el espacio, y les dijo: “Fusiónense”. y los átomos de hidrógeno comenzaron a acercarse y juntarse, con tanta fuerza, tan pero tan cerca uno del otro, que generaron un calor tan intenso que comenzaron a unirse y fusionarse entre sí, convirtiéndose en helio... y desprendiendo luz. Como vio que lo que había hecho era bueno, a esto decidió bautizarlo como reactor de fusión termonuclear, pero para simplificarlo, simplemente lo llamo Sol. ¡Y la luz se hizo!

Actualmente, la mayor parte de las fuentes de energía que utilizamos, derivan indirectamente de nuestro astro. El petróleo, gas y carbón, por ejemplo, son combustibles fósiles que preservan la energía solar capturada hace millones de años, originaria de la materia orgánica (generalmente microalgas y plantas fotosintéticas) que por procesos de descomposición, físicos y químicos fueron transformándose en los hidrocarburos que hoy conocemos.

Si bien la economía mundial funciona a base de hidrocarburos y energías principalmente fósiles, existe la posibilidad de utilizar la energía del sol sin intermediarios con tecnologías simples que se encuentran en constante evolución y desarrollo para incrementar su rendimiento y reducir sus costos.

En particular, resulta interesante destacar aquellas tecnologías que no sólo hacen uso del sol, sino que también resuelven una problemática social específica; ya que siendo el sol un recurso gratuito y de toda la humanidad, es importante que los más desfavorecidos encuentren las menores barreras económicas para poder hacer uso de este recurso.

Cruzar la frontera del uso de energías convencionales a la energía solar es parte del objetivo de los creadores del proyecto Go Sun Stove. Su concepto es tan sencillo que a quienes trabajamos en temas de energías renovables nos genera cierta indignación no haber tenido esta idea antes que ellos.

¿De qué se trata? Los tubos de vacío que se utilizan para calentar agua en los termotanques solares, pueden ser también utilizados como un pequeño horno que caliente cualquier material u objeto que se encuentre en su interior. La Go Sun Stove no es más que una bandeja cilíndrica y larga de metal que encastra perfectamente dentro de un tubo de vacío, de forma tal que todo el interior del tubo puede alcanzar temperaturas por sobre los 300ºC en unos 20 minutos de exposición solar. Esto resulta más que suficiente para poder cocinar alimentos, sin utilizar gas, leña o electricidad. Ideal para aquellas familias de bajos recursos que, por limitaciones en la economía del hogar, no tienen acceso a una garrafa, o la que tiene les resulta insuficiente.

Los días de frío no influyen en el funcionamiento de este horno, ya que los tubos cuentan con una aislación térmica natural producida por el vacío que se encuentra entre las dos capas de vidrio en su exterior. El vacío permite que la radiación solar ingrese, calentando los alimentos, pero luego el calor no puede escapar del interior. Algo muy similar al funcionamiento de un termo para agua caliente que utilizamos para el mate. 

El único inconveniente puede ocurrir en días muy nublados, donde necesitaremos un poco más de tiempo para que los alimentos puedan cocinarse o, en su defecto, aumentar la superficie de captación solar para acelerar el tiempo de cocción.

Actualmente su precio en Estados Unidos es de unos 279USD. Aunque es muy probable que en América Latina, emprendedores locales puedan desarrollar el mismo producto por un precio bastante menor.

Conocé más sobre el proyecto solar en gosunstove.com


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios