Cultura

Melodías que llegan al alma

164 visitas
10 de Abril, 2017 | por Elena Martín
No hay nada como la música. No importa el idioma, el país, las personas a nuestro alrededor o qué tan difícil sea nuestra situación actual. La música tiene la capacidad de ayudarnos a sentir, disfrutar y compartir del momento presente. Llevar esta posibilidad en forma de música a quienes no pueden acceder a ella es el propósito de la asociación civil Música para el Alma, un maravillo proyecto argentino cuyos ingredientes principales no pueden ser otros que el amor por la música y la solidaridad.
Gentileza Agustín Benencia / MPA.

Este proyecto solidario, conformado en su totalidad por voluntarios, agrupa músicos de orquestas sinfónicas, coros y grupos de música, que voluntariamente regalan su tiempo y talento a hospitales, escuelas de educación especial, geriátricos e instituciones de bien público en general para acompañar a personas que pasan por situaciones de vida difíciles. El proyecto nació en Argentina hace cuatro años, pero hoy está presente en otros países como Uruguay, Bolivia, Chile, Perú, Paraguay, Ecuador, Italia, Francia e Israel.

Música para el alma tiene sello y nombre femenino: María Eugenia, quien, tras una dura enfermedad, fallece en el 2011 marcando el comienzo de lo que hoy conocemos como Música para el alma. Todo empezó con un concierto ofrecido por Jorge Bergero, su pareja, y algunos músicos como muestra del agradecimiento que sentían por la Fundación Salud en Buenos Aires, quien los apoyó en el proceso de la enfermedad.

"La fundación nos ayudó ofreciéndonos herramientas del día a día para enfrentar una situación tan difícil. Como agradecimiento quise ofrecer un concierto en el lanzamiento del libro 'El Laboratorio del alma' de Stella Maris Maruso. Algunos músicos y yo ofrecimos el concierto y recuerdo, que cuando empezamos a tocar, la gente comenzó a cantar. Eso fue lo que nos movilizó a seguir haciéndolo, ése fue el primer concierto no oficial de Música para el Alma", recuerda.

Desde su comienzo, la organización pretende rescatar la pasión y entrega que muchos músicos sienten por la música, así como la importancia de valorar y dignificar el sufrimiento por el que pasan varias personas, ya sea por enfermedad o por situaciones de marginalidad. "El espíritu puede sobreponerse a una situación difícil, ése es el mensaje para el alma", asegura Jorge.

El propósito principal de Música para el Alma es llevar música en vivo a personas que por su situación no pueden asistir a los lugares donde normalmente se puede disfrutar de ella. La organización busca un trabajo en red en el que se puedan intercambiar experiencias, compartir partituras y mucha pasión por regalar alegría. Hoy fundador y coordinador de la organización, Jorge describe su objetivo: "Lograr una conexión con una persona que está pasando momento complicados y permitir que en esa situación no haya una barrera entre espectador y músico, sino una conexión profunda a través del arte, que nos saque de nuestra situación de vida actual y nos ayude a compartir un momento muy especial".

Ya son casi 300 los conciertos ofrecidos gratuitamente y más de 2.500 los músicos voluntarios dispuestos a compartir su música. Los planes para la organización son grandes: a futuro cercano esperan tener una sede con personal administrativo que les permita seguir realizando giras nacionales e internacionales. "Mi sueño es que los músicos puedan conectarse entre ellos, que tengan una lista de instituciones y esté todo organizado para que estos conciertos se multipliquen en el mundo", asegura Jorge.

¿QUIÉNES PUEDEN SUMARSE?

- Cualquier organización que trabaje con personas a quienes no les sea fácil movilizarse a un sitio para escuchar música, como ancianos, enfermos o carcelarios, puede solicitar un concierto.
- Cualquier músico profesional que desee ofrecer y compartir sus melodías.
- Cualquier persona con actitud para el canto y ganas de disfrutarlo ante otras personas.


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios