Alimentación

“En la cocina cotidiana también podemos ser sustentables”

22 de Enero, 2018 | por Lucía Tornero
Apasionada por la cocina simple, los productos de estación y los aromas y sabores latinoamericanos. Con voz serena y sin perder la sonrisa, la cocinera y emprendedora Juliana López May nos invita a descubrir en este hábito un espacio de disfrute, encuentro y creación.

¿Cómo definirías tu cocina?

Mi cocina es de producto, de cuidado, honesta, en donde lo que trato de hacer es que la gente vuelva a cocinar, vuelva a tener el hábito de reunirse a través de una cocina simple, posible y realizable, donde sean buenos los ingredientes, excelente la materia prima, estacional, pero sencilla de realizar.

¿Estás de acuerdo con que cocinar sano es más caro?

Puede ser caro si uno no sabe cómo equilibrar la compra. Es cierto que los productos buenos son más caros, pero también hay productos que uno deja de lado y que son más baratos. Entonces hay que encontrar el balance entre cocinar con productos buenos y caros y con productos buenos y baratos que están olvidados, como lo son los porotos, las lentejas, los garbanzos, la polenta, la sémola. Por ahí yo prefiero comprar más caro un pollo, una buena carne, un aceite o miel. En eso no transo. Y de esos productos, trato de hacer un uso más cuidado.

¿Cómo pensás que es la conciencia de la gente en relación a lo que come?

Para mí hay una evolución hacia el alimento. Quizás porque es moda, porque la gastronomía es un boom, porque los productos han evolucionado y estamos produciendo mucho mejor. Entonces, creo que hay una mayor conciencia y hoy todos saben más que es malo comer mal y que es fácil y se puede comer bien. El cuidado del cuerpo también ha cambiado mucho pero están los dos extremos. Hay gente que se cuida mucho más, que sabe qué comprar, qué comer. Por otro lado, hay mala alimentación, obesidad. Pero todo esto también está muy relacionado con la educación.

¿Qué has observado en tus viajes por Latinoamérica?

La experiencia que tuve este año en Latinoamérica, en México principalmente, fue impresionante. Volví maravillada con la gastronomía de ese país, donde hay un culto increíble a la cocina prehispánica. Los productos de allí son fabulosos: las frutas, las verduras, la variedad, el sabor. Quedé realmente muy impactada porque no fui con mucha expectativa. Por otro lado, Brasil me alucina y trato de ir una o dos veces por año. Conozco mucho más la cocina porque mis primos viven allá así que voy desde toda la vida. Me encanta su gastronomía, el cuidado que tienen, la calidad de los productos. Uruguay también me encanta. Me parece que la fruta y la verdura tienen un sabor diferente, mucho más natural, como de huerta chiquita o productor local. La variedad en Colombia también me fascina. En mi vida lo vi. Creo que en definitiva Latinoamérica tiene una riqueza incomparable.

¿Y acá en Argentina?

Creo que nosotros estamos todo el tiempo fijándonos qué nos falta, cuando en realidad tenemos lo que tenemos por nuestro lugar, nuestra latitud, lo que crece acá, por lo que producimos y somos buenos en producir. O sea, a mí me gusta pensar que lo que tenemos lo podemos mejorar y no compararnos con otros países que producen otras cosas que nosotros no podríamos por una cuestión de clima o de lugares. Y por otro lado, creo que es un tema de cultura y de consumo. Acá cuesta ingresar algo nuevo porque estamos muy acostumbrados a lo que venimos teniendo de hace años y para incorporar un producto nuevo hay que remarla y educar un montón. Entonces, se juegan muchos factores. El hecho cultural principalmente.

¿Y qué te impulsó a ir por este camino en la cocina?

Me gusta mucho el desafío de jugar y usar lo estacional de diferentes formas. En un momento de mi vida fui vegetariana, me cuidé un montón. Hice instructorado de yoga, cocina ayurvédica, medicina china, o sea, fui y vine por muchos lugares. Pasé por momentos diferentes y hoy elijo comer de todo, disfrutarlo. Antes que lo 100% saludable, me gusta el disfrute y que la cocina esté ligada a eso, a un encuentro, a algo social y no tanto al lado absolutamente saludable. En ese entonces tomé ese camino porque me gustaba, quería probar, me parecía otro desafío, porque acá no había casi nada que tuviese que ver con cocina saludable. Y me fanaticé. Hoy estoy más liberada, soy flexible.

¿Qué es para vos la sustentabilidad?

Para mí tiene que ver con un equilibrio entre cómo nos cuidamos, cómo tratamos muchos aspectos. La ecología, la economía, el cultivo… creo que podemos ser sustentables utilizando los recursos y que éstos puedan volver a tener una segunda vuelta. En la cocina cotidiana se puede aplicar en algunas cuestiones prácticas como, por ejemplo, si está prendido el horno hacer muchas cosas a la vez; optar por enfrascar en lugar de utilizar film. Hay infinidad de situaciones.

Y en este sentido, ¿qué papel jugamos como consumidores?

Me imagino que hay que aprender y llevarlo a la práctica. Ponerse las pilas y hacerlo, aunque sea en tu casa. En mi caso, yo soy muy detallista con el tema del agua, la basura, el reciclado. Tengo mil formas de poder ser más sustentable en mi mundo. Y creo que la gente podría poner un poco más de énfasis o foco en eso, pero no sucede tanto.

¿Qué te preocupa?

Me preocupan principalmente la basura y el agua. Veo que hay mucho residuo proveniente del packaging, que básicamente se produce para después reciclarlo. Siento que la gente mira más lo de afuera. Ese paso tendría que estar erradicado.

¿Un consejo para nuestros lectores?

Comer en estación es un paso muy importante. Usar productos naturales, sin conservantes ni agroquímicos, que pueden comprarse en una feria o una dietética. Siempre trato de que mis hijos tengan vida al aire libre así que lo recomiendo. Creo que se está perdiendo esto de estar afuera, del contacto con la naturaleza. La gente está cada vez más encerrada sin importar el otro o lo que haya afuera. Y eso es algo que me preocupa un montón, cómo la gente está educando a sus hijos. Y todo eso tiene que ver 100% con el ambiente.

Encontrá recetas y videos en www.julianalopezmay.com. Seguila en Instagram @julianalopezmay

NOTAS RELACIONADAS