Naturaleza

¿Por qué el cambio climático afecta el bienestar de los animales?

10 de Abril, 2018 | por Jezabel Handel de WORLD ANIMAL PROTECTION
En los últimos años, el incremento de desastres naturales ha demostrado un deterioro en la calidad de vida de los animales como consecuencia del accionar descuidado del hombre.

Formamos parte de un todo, por lo tanto, cada una de nuestras acciones tiene una consecuencia en el ecosistema. Si cuidamos el ambiente, contribuimos tanto al bienestar del planeta como al nuestro. De lo contrario, cuando tomamos decisiones que distan mucho de proteger los recursos, estamos destruyendo la naturaleza, y por lo tanto, también a nosotros mismos.

Vivimos en un mundo que busca obtener la mayor ganancia posible explotando desmedidamente recursos finitos y apresurando los procesos de producción para conseguir más resultados, en menos tiempo. Por este motivo, se queman cada vez más combustibles fósiles, se deforestan más bosques y selvas tropicales, se explota de forma más agresiva el ganado o se contaminan los océanos, lo que da origen al efecto invernadero y al calentamiento global.

¿Pueden los animales sobrevivir en un ambiente tan versátil?

Desde World Animal Protection (Protección Animal Mundial), tenemos normas que determinan qué es el bienestar animal. Una de ellas, sostiene que “los animales deben ser libres para expresar su comportamiento natural´´. Sin embargo, resulta muy difícil lograrlo frente a cambios tan bruscos de los hábitats.

Tal es el caso de las miles de redes fantasmas que son lanzadas al océano para practicar la pesca ilegal. No solo que contaminan y destruyen los mares, sino que además dejan atrapadas a las especies que habitan allí, impidiendo que puedan moverse de forma natural. Como consecuencia, muchos delfines bebés pierden a sus madres por quedar en manos de las redes, lo que ocasiona que no puedan desarrollar los sentidos que precisan para sobrevivir, pues no tienen quién se los enseñe.

Lo mismo sucede con muchos otros animales que son robados de la naturaleza para actividades turísticas o aquellos que habitan en los bosques, un entorno que sufre cada vez más incendios como resultado del calentamiento global. Todos estos sucesos que afectan la vida de los animales son resultado del comportamiento diario del hombre.

Pero así como los animales no son felices en este contexto, los seres humanos tampoco, pues hay personas que dependen económicamente de los animales para sobrevivir o, en otros casos, poseen una relación de mucho afecto. Por lo tanto, su pérdida trae angustia y dolor.

Cuidar el ambiente es cuidarnos a nosotros

El  bienestar animal se asocia a un concepto holístico dado que comprende lo social y lo natural. Cuando atentamos contra el bienestar de los animales estamos atentando contra el bienestar de todos. En cambio, cuando protegemos el ambiente, tomamos consciencia de él y desarrollamos prácticas sustentables que no perjudican la vida de otro, estamos resguardando también a los animales y, por lo tanto, a las personas.

Hay pequeños cambios de hábitos que obran a favor del ambiente: hacer correr el agua solo cuando es necesario, no consumir productos de industrias que utilizan tóxicos contaminantes y destructivos a la hora de producir, cuidar un lugar natural cuando lo visito recogiendo mi basura y no dejando desechos tirados, ser turistas responsables que no optan por excursiones que roben animales de la naturaleza, entre muchos otros.

Con trabajo, responsabilidad y compromiso se pueden conseguir increíbles resultados, sin afectar ni hacer sufrir a ningún ser vivo. Los animales no tienen voz, por lo que necesitan de la nuestra para tener una vida digna en la que sus derechos sean respetados

www.proteccionanimalmundial.org
https://www.facebook.com/ProteccionAnimalMundial/ 


NOTAS RELACIONADAS

Comentarios